¿Está olvidada la crisis de la República Centroafricana?

En el último año y medio, Médicos Sin Fronteras ha realizado en el país cuatro encuestas referidas a la tasa de mortalidad. La conclusión en todos los casos ha sido alarmante: la República Centroafricana es a día de hoy una de las crisis humanitarias más olvidadas y menos atendidas del mundo. Por este motivo, en su último informe “República Centroafricana: una crisis silenciosa”, pide “una mayor presencia de otras organizaciones que lleven a cabo intervenciones médicas de gran envergadura para conseguir llegar a más personas”. Los datos no dejan lugar a dudas:

  • La tasa de mortalidad bruta triplica los niveles de emergencia por los cuales la OMS declara un estado de emergencia y la consiguiente intervención inmediata.
  • La malaria, considerada una enfermedad olvidada, es el principal problema de salud del país, pese a ser prevenible o curable.
  • La tasa de VIH es la más elevada de todos los países de África Central.
  • Es el segundo país del mundo con más casos de la enfermedad del sueño, aunque se han registrado grandes avances para combatirla.
  • En algunas regiones, hasta el 50% de la población está desplazada a causa de los enfrentamientos armados.
  • Se contabilizan poco más de 100 médicos para atender a todo el país. “La mitad de ellos viven y trabajan en la capital, donde apenas vive un 10% de la población”, añade MSF.

La situación es tan crítica, que incluso en julio de 2011, cuando se lanzaron mensajes de emergencia para atender la crisis del Cuerno de África, “las tasas de mortalidad infantil en la región de Carnot eran mayores que las del campo de refugiados de Dadaab”. Una de las razones es el estado del sistema de salud, “tan deficitario e insuficiente, que podemos afirmar que MSF aporta el 50% de todos los servicios de salud en las áreas rurales“. La organización afirma que su presupuesto para todo el país es muy cercano a la cantidad que el Gobierno destina a atender la salud de la población, “lo cual da una idea de la escasez de fondos con la que cuenta el Ministerio de Sanidad”.

Vivir en la RCA

Si se pide señalar en un mapa la República Centroafricana, es muy probable que sean pocas las personas que ubiquen este país en un punto exacto. Más bien señalarían el centro del continente, de acuerdo a su propio nombre. Y acertarían. La RCA es el corazón de África, pero por muy bien que esto suene, lo cierto es que se ubica en una de las regiones más inestables del mundo. Se rodea de Chad, República del Congo, República Democrática del Congo (RDC), Sudán, Sudán del Sur y Camerún.

Vivir en este país significa a menudo no llegar a cumplir 50 años. La esperanza de vida se frena en los 48 y es muy posible que se fallezca a consecuencia de una enfermedad infecciosa o parasitaria. El sistema de salud está “destrozado por años de inestabilidad política y militar, serios problemas de organización y la falta de seguridad en las regiones del norte y el este del país”, con el consiguiente “efecto catastrófico en la salud de la población”, destaca Olivier Aubry, coordinador general de MSF en la República Centroafricana.

Residir en este país es hacerlo en condiciones de inestabilidad. Inmerso en un proceso de pacificación, la degradación de las condiciones de vida es “constante”, el Gobierno es débil y la comunidad internacional muestra “indiferencia”, asevera MSF. Se requiere una intervención masiva e inmediata para contrarrestar estas condiciones y reforzar un sistema de salud considerado “fantasma”, con pocos centros, escaso personal médico y un mínimo de medicamentos en los centros sanitarios.

Sistema de salud en crisis

Las condiciones del sistema sanitario perjudican una situación de por sí deteriorada:

  • En las zonas rurales, el centro de salud más cercano se sitúa a unos 10 kilómetros.
  • De los 118 médicos generalistas que hay en el país (0,031 por 1.000 personas), 54 se localizan en la capital (0,087 por 1.000 personas).
  • Los centros de salud apenas cuentan con un 55% de los medicamentos considerados esenciales, los puestos de salud con un 38% y los hospitales, con un 47%.
  • En 2010 y 2011 han escaseado los medicamentos antipalúdicos, para el VIH y la tuberculosis debido a la suspensión de las subvenciones del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, ante sospechas de corrupción.
  • Muchos pacientes deben conseguir sus medicamentos en el sector privado, en farmacias sin licencia o a través de vendedores ambulantes, debido a la distancia a la que se encuentran las clínicas.
  • Los gastos del estado en salud alcanzan 7 dólares por persona al año. Los pacientes asumen casi todos los servicios médicos: partos (precio medio de 26,09 dólares), hospitalizaciones (23,38 dólares), consultas (12,92 dólares en un centro de salud y 6,80 en un puesto de salud), pruebas de laboratorio (7,61 dólares), controles prenatales (4,63 dólares) y medicamentos (3,19 dólares).

info from:http://www.consumer.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s